domingo, 22 de abril de 2018

Como desarrollar un amor ejemplar



1 de Juan 3:16-24 nos presenta, a través de cinco pasos, el reto de desarrollar un amor ejemplar imitando el modelo del amor de Jesús por nosotros. 
Presione -->aquí<-- para descargar una plantilla de trabajo para el Reto del Amor Ejemplar. 
Un video de la presentación completa se encuentra ->aquí<-

1.- Amamos de una forma ejemplar cuando imitamos el modelo original, 1 Juan 3:16
“En esto hemos conocido el amor, en que él, [Jesús], puso su vida por nosotros, también nosotros debemos poner nuestras vidas por los hermanos.”

Un amor basado en el modelo de Jesús es un amor de renuncia, de entrega, aún de la propia vida, ser capaces de poner nuestra propia vida por amor a otros.

A estos otros, el Apóstol Juan les llama nuestros “hermanos”. Y cuando estemos dispuestos a dar nuestra propia vida en beneficio de nuestros hermanos, nuestros hijos, nuestros padres, nuestros cónyuges, estaremos siguiendo el ejemplo de Jesús que sin ninguna reserva se dio a sí mismo en rescate de muchos.

2.- Amamos de forma ejemplar cuando abrimos el corazón a las necesidades de otras personas. 1 Juan 3:17
“Pero el que tiene bienes de este mundo y ve a su hermano tener necesidad, y cierra contra él su corazón, ¿cómo mora el amor de Dios en él?”

Tener bienes de este mundo podemos entenderlo también no solo como las posesiones materiales sino como todo aquello que el mundo valore o que sea importante. 

De acuerdo a Abraham Maslow, los seres humanos tenemos 5 clases diferentes de necesidades que deben ser saciadas: necesidades físicas (alimento, abrigo, una casa), necesidades de seguridad (orden, estabilidad, protección, apoyo, un empleo), necesidades de pertenencia (una relación, un hogar, ser parte de algo, casarse, tener una familia, padres, pareja); necesidades de reconocimiento (atención, buen trato, cosas que eleven la autoestima y la moral propia, confianza, reputación) y necesidades de autorrealización (desarrollo de lo interno, los valores, la espiritualidad, el propósito en la vida). 

Saber cómo suplir estas necesidades es tener bienes de este mundo. Cerrar el corazón al hermano en necesidad puede significar que no tenemos interés en como suplir todas estas necesidades, o que no sabemos cómo suplirlas para no hacemos nada para aprender cómo hacerlo.

3. Amamos de una forma ejemplar cuando presentamos el amor con palabras y lo materializamos con acciones. 1 Juan 3:18
“Hijitos míos, no amemos de palabra ni de lengua, sino de hecho y en verdad.”

El texto no implica que usted no comunique el amor que siente por los suyos. Las palabras son importantes. Lo que el texto implica es la necesidad de materializar esas palabras de una forma concreta.

Presentar el amor con palabras es por ejemplo decirle a una persona significativa en nuestra vida: tú eres muy importante en mi vida, y te amo con un amor muy profundo.  

Pero amar de hecho y en verdad es materializar esas palabras de amor, es demostrar esa importancia y esa profundidad de una manera concreta, con un acto de amor que confirme eso y no que lo contradiga.

Si una persona es importante para mí le dedicaré tiempo, le atenderé, le escucharé, le prestaré atención, me interesaré por sus problemas y le ayudaré a encontrar soluciones.

Si amo a alguien de una forma profunda no le dejaré en abandono cuando soplen malentendidos, diferencias de opinión o contradicciones.

La profundidad del amor sostiene todo esto y lo vence. La verdad del amor, y amar de verdad, es que a pesar de que se presenten situaciones que amenacen ese amor, este permanecerá.

4.- Amamos de una forma ejemplar cuando amamos con una conciencia tranquila. 1 Juan 3:19-21
“Y en esto conocemos que somos de la verdad, y aseguraremos nuestros corazones delante de él; pues si nuestro corazón nos reprende, mayor que nuestro corazón es Dios, y él sabe todas las cosas. Amados, si nuestro corazón no nos reprende, confianza tenemos en Dios.”

Amar con un corazón que no nos reprenda, o sea, amar con una conciencia tranquila, significa que no tendremos culpas, que no sentiremos vergüenza delante de Dios, delante de uno mismo, o delante de las demás, porque nuestros actos de amor serán realmente actos de amor y no de manipulación, de sacar provecho de otros, de obtener beneficios para nuestra vida sin importarnos el bienestar de los demás.

Una vez que la falsedad mancha el amor, habremos sustituido el amor por el odio, por la indiferencia, o por la apatía. Ninguno de estos actos son actos de amar.

Estar con la conciencia limpia delante de Dios significa que hemos analizado nuestros motivos al amar a los demás y hemos sacado todo aquello que tenga apariencia de amor.

5.- Amamos de una forma ejemplar cuando convertimos el amor en un mandamiento y no en un sentimiento, 1 Juan 3:22-24
y cualquiera cosa que pidiéremos la recibiremos de él, porque guardamos sus mandamientos, y hacemos las cosas que son agradables delante de él. Y este es su mandamiento: Que creamos en el nombre de su Hijo Jesucristo, y nos amemos unos a otros como nos lo ha mandado. Y el que guarda sus mandamientos, permanece en Dios, y Dios en él. Y en esto sabemos que él permanece en nosotros, por el Espíritu que nos ha dado.”

Amar solo por sentimiento nos puede dejar con una sensación de vacío cuando ese amor no es correspondido o cuando la otra persona no responde a nuestro afecto con la misma intensidad.

Hacer del amor un mandamiento nos conectará con la voluntad de Dios que es amarlo a El y creer en su Hijo y que nos amemos unos a otros.

Esto es lo que a Dios le agrada y El promete que al obedecerlo abriremos una puerta para su bendición en nuestra vida. Dios se encargará de que el amor que expresamos no vuelva vacío y como Dios es el pone el querer como el hacer en los corazones, el hará que la otra persona sienta y haga esto mismo y entonces el círculo del amor se completará.

Cuando usted ama sin esperar nada a cambio, sea esto reconocimiento, gratitud, aprecio, respeto, aceptación o valoración, tendrá la capacidad de amar en profundidad, siguiendo el modelo de Cristo y permaneciendo en Dios y Dios en usted.

La bendición que viene después es que Dios hará que los demás respondan a su amor con gratitud, con aprecio, con respeto, con aceptación o con valoración.

Esto es lo ejemplar de esta clase de amor.

domingo, 11 de diciembre de 2016

No Aprisiones tu Fe

Sermón para el tercer domingo de Adviento
Texto Bíblico: Mateo 11:2-11

En el texto bíblico de la semana pasada (Lucas 3:1-18), el Apóstol San Lucas nos mostró cómo Juan el Bautista preparaba el camino del corazón del mundo para la venida del Señor.

En el pasaje de esta semana, El Apóstol San Mateo nos muestra cómo Jesús prepara el camino del corazón del hombre para su venida.

Es que la Navidad puede verse como un camino de dos vías en el encuentro con el Salvador.

Por un lado, así como vino la Palabra de Dios a Juan el Bautista en el desierto y lo convirtió en mensajero, así viene Dios a nosotros, Navidad es Emmanuel.

Por otro lado, aunque estemos presos, nosotros venimos a Dios a través de la obra redentora del Salvador, Navidad es Jesús.

El mensaje de la Navidad incluye no solamente la imagen de un niño en el pesebre, de los magos de oriente ofreciendo tributos al nuevo rey, o de los pastores y los ángeles elevando alabanzas; sino que es también un poderoso mensaje de liberación que puede empezar hasta en una cárcel.

Para la reflexión de hoy vamos a imaginarnos esta lectura como un drama navideño de tres escenas.

Escena I, Juan el Bautista aparece en una cárcel y le envía una pregunta a Jesús, Mateo 11:2-3

Lo que se narra en esta primera escena del drama, no tiene sentido, al menos aparentemente, si lo comparamos con el relato de la semana pasada.

Aquel quien anteriormente había dicho: “viene uno más poderoso que yo, de quien no soy digno de desatar la correa de su calzado; él os bautizará en Espíritu Santo y fuego.”, está ahora en una cárcel y desde allí le manda a preguntar a Jesús:

¿Eres tú aquel que había de venir o esperaremos a otro?

Si se hubiera dignado a desatarle a Jesús la correa de las sandalias lo hubiera reconocido al menos por los pies cuando lo bautizó y hubiera recordado que “el cielo se abrió y descendió el Espíritu Santo sobre él en forma corporal, como paloma; y que vino una voz del cielo que decía: «Tú eres mi Hijo amado; en ti tengo complacencia.»

En cuanto al asunto de la cárcel Lucas 3:19-20 nos explica que fue lo que sucedió:

“Entonces Herodes el tetrarca, siendo reprendido por Juan a causa de Herodías, mujer de Felipe su hermano, y de todas las maldades que Herodes había hecho, sobre todas ellas, añadió además esta: encerró a Juan en la cárcel.”

¿Pero en cuanto a la pregunta? ¿Cómo podemos explicar que de los labios del profeta que anuncia su venida puedan fluir palabras que lo niegan?

Porque esa pregunta sonaría en nuestros días como algo así: “Señor, ahora que me encuentro en este encierro, encrucijada, camino sin salida, me cuentan otros todo lo que tú haces en favor de ellos, pero yo sigo igual y el temor de lo incierto me inunda. ¿Eres real? 
¿Eres Dios? ¿Puedo seguir confiando en ti o tendré que poner mi confianza en otro lado?  

El mensaje de Navidad que la sociedad nos vende en esta temporada, o el bombardeo constante durante el resto del año, puede llevarnos a hacernos esta pregunta también, o para muchos, hacerles olvidar completamente la realidad del mensaje de la Navidad.

Si en el desierto y junto al Jordán, Juan fue un modelo del profeta que proclama; en la cárcel viene a ser un modelo de la persona que, habiendo perdido la libertad, pierde también la confianza y permite que la duda se instale también en el encierro.

El hecho de que Juan pase de la proclamación del desierto a la pregunta de la cárcel es un reflejo de nuestra propia condición, nuestra propia fragilidad.

La palabra de Dios vino a Juan en el desierto, pero conviene preguntarnos si el corazón de Juan vino a la Palabra de Dios, si la entendió.

De ahí la recomendación de “ocuparnos de nuestra salvación con temor y temblor” y la comparación de nosotros con la flor del campo que hoy es y mañana desaparece.

Aparte de la duda en la cárcel hay algo positivo en la actitud de Juan que podemos resaltar: aún en medio de la cárcel y con sus dudas, Juan todavía oía los hechos de Cristo, lo que le venían a contar que Jesús hacía.

En este sentido, la prisión se convierte entonces en un símbolo de introspección, de búsqueda interna, de detención del paso del tiempo por un momento.

Es una forma de parar el correr de las horas para aprender a escuchar; una forma de detener nuestro andar para comprobar si lo que enseñamos está teniendo un impacto en nuestra propia vida.

Pero lo que oigamos o estemos dispuestos a oír marcará una gran diferencia en lo que aprendamos en nuestros momentos de encierro.

Lo que debemos oír son los hechos de Cristo. Pero esos hechos adquirirán más sentido cuando aprendamos a identificarnos con ellos.

El hecho de estar encarcelado, privado de su libertad, permitió que Juan el Bautista pudiera entender mejor el mensaje de liberación a los cautivos que Jesús vino a proclamar.

La semana pasada dejamos a Juan preparando el camino al Mesías, desde afuera, desde el desierto y las orillas del Jordán, para otros.

En este pasaje lo vemos preparando el camino al Mesías, pero esta vez desde adentro, en una cárcel, para él mismo.

En el desierto, Juan proclama, anuncia, revela para que otros oigan. En la cárcel es el turno de Juan de oír para que la proclamación, el anuncio, la revelación, llegue a él.

Cuando proclamamos el mensaje del Evangelio, debemos procurar que llegue a otros pero que también llegue a nosotros mismos.

Podemos proclamar lo que aprendemos, pero nuestras palabras tendrán más fuerza si proclamamos lo que vemos y oímos.

Antes de cerrar el telón de la primera escena conviene que nos hagamos las siguientes preguntas:

¿Cuál es nuestra cárcel?
¿Cuándo nos sentimos encerrados, prisioneros?
¿Llegamos a la “cárcel” por nosotros mismos o por otros?
¿Cuestionamos la realidad de Jesús en esos momentos?
¿Qué estamos dispuestos a oír? ¿Nuestras propias dudas? ¿El ruido externo?
¿Cómo recibimos los hechos de Jesús?

Escena II, Jesús responde la pregunta de Juan, Mateo 11:4-6

En esta segunda escena del drama navideño del profeta del desierto, Jesús le envía la respuesta que Juan necesitaba para calmar su corazón atribulado.

No hay reprensión en sus palabras, ni reclamo, ni reproche. Solo un dulce recordatorio de la realidad de sus acciones y del cumplimiento de la espera.

Juan era el mensajero que preparó el camino delante del Señor y ahora Jesús le envía a Juan sus mensajeros para prepararle el camino de vuelta al Señor.

La Navidad es un mensaje de reconciliación y no puede haber reconciliación sin proclamación, sin el anuncio de las buenas nuevas.   

Por esto, la respuesta que Jesús le envía a Juan inicia con las mismas dos palabras con las que inicia la Gran Comisión: Id y Haced…

El mensaje de la Gran Comisión es también un mensaje de reconciliación: “Id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado.”

Pero la respuesta de Jesús también incluye lo que podemos llamar la Comisión Personalizada: “Id y haced saber a Juan las cosas que oís y veis”

Las buenas nuevas de la reconciliación, el anuncio del nacimiento del Salvador, que se proclama en Navidad incluye la visión general de la Gran Comisión, el mensaje a las naciones y también incluye la visión personal de “id y haced saber a Juan”, a Pedro, a José, a Guadalupe, a Julia, a Ramón, lo que oímos y lo que vemos cuando nos sumergimos en las obras que Jesús realiza en nuestra propia vida.

Porque estas personas, al igual que Juan, se encuentran prisioneras en sus propias cárceles, creadas por ellas mismas o por otros, sumergidas en las dudas y el dolor, la frustración y la incertidumbre o en el vacío de una vida sin Dios y sin el consuelo de la salvación de sus pecados.

Estas personas también se han hecho la misma pregunta que se hizo Juan y necesitan por lo tanto la misma respuesta que recibió el mensajero de Dios.

Tengamos presente, que cuando le hacemos una pregunta a Dios, puesto que Él conoce las intenciones de nuestro corazón, su respuesta no se limitará a lo que le hemos preguntado, sino que irá a la raíz de nuestra verdadera necesidad.

Una simple respuesta de Jesús, a la pregunta: ¿Eres tú aquel que había de venir o esperaremos a otro? hubiera sido: “Sí lo soy, ya no esperes más”.

Pero en su respuesta, Jesús quiere mostrarle a Juan, que el problema no es la cárcel en la que se encuentra, como tampoco lo son las cárceles circunstanciales que nos toca enfrentar en nuestra vida, sino en el permitir que la cárcel aprisione la fe.

Esta es la idea que se presenta en Mateo 11:6, “Bienaventurado es el que no halle tropiezo en mí”; o, en otras palabras, ¡qué dichosas!, ¡qué felices son las personas que no dudan de mí!

Es como si de una forma personal Jesús le dijera a su primo:

“Juan, no aprisiones tu fe. Es tu cuerpo el que está en la cárcel y tal vez tus emociones, pero no tu mente ni tu espíritu. A ese nivel sigues libre. Date cuenta de lo que te encierra y libérate. Herodes solo encerró tu cuerpo, pero tú eliges que más quieres mantener en la oscuridad del encierro.

Juan, la cárcel que te encierra es oscura y tus ojos no pueden ver claramente. Pero cuando aprisionas tu fe, le encegueces sus ojos y desarrollas falta de visión, de empuje, de propósito. No aprisiones tu fe, por mi poder los ciegos ven; Yo soy el que había de venir, y solo yo te basto, no hay necesidad de nada más.

Juan, la cárcel que te encierra es pequeña y tus pies no pueden caminar libremente. Pero cuando aprisionas tu fe, le limitas sus pasos y desarrollas pasos faltos de firmeza, sin convicciones, ni seguridad. No aprisiones tu fe, por mi poder los cojos andan; Yo soy el que había de venir, y solo yo te basto, no hay necesidad de nada más.

Juan, la cárcel que te encierra es sucia y tu ropa y tu piel se contaminan. Pero cuando aprisionas tu fe, la contaminas y te vuelves insensible, ajeno a lo esencial, desconectado de lo profundo. No aprisiones tu fe, por mi poder los leprosos son limpiados; Yo soy el que había de venir, y solo yo te basto, no hay necesidad de nada más.

Juan, la cárcel que te encierra es aislada, y tus oídos se afectan por el silencio rutinario. Pero cuando aprisionas tu fe, la ensordeces y desarrollas falta de percepción e incapacidad de recibir la verdad.  No aprisiones tu fe, por mi poder los sordos oyen; Yo soy el que había de venir, y solo yo te basto, no hay necesidad de nada más.

Juan, la cárcel que te encierra es muerta, y tu esperanza desfallece. Pero cuando aprisionas tu fe, la aniquilas y la vida se te va de las manos, ya no hay gozo ni entusiasmo en tu corazón. No aprisiones tu fe, por mi poder los muertos son resucitados; Yo soy el que había de venir, y solo yo te basto, no hay necesidad de nada más.

Juan, la cárcel que te encierra te produce carencias, el alimento y el agua te faltan. Pero cuando aprisionas tu fe, la empobreces, te faltan los recursos, y te olvidas que nunca puedes ser pobre cuando te tienes a ti mismo, y a mí contigo. No aprisiones tu fe, por mi poder a los pobres es anunciado el evangelio; Yo soy el que había de venir, y solo yo te basto, no hay necesidad de nada más.

¿Cómo recibiría Juan la respuesta de Jesús? Nunca podremos saberlo. Poco tiempo después sería decapitado. 

Pero estoy seguro que con la respuesta de Jesús experimentó la preparación necesaria para su reencuentro con la Palabra que antes había descendido a él.

Escena III, Jesús habla de Juan a la gente, Mateo 11:7-11

Esta es la escena final en este drama de Adviento. El que vino a preparar el camino para el Señor, terminó sus días en la cárcel, con una duda que le asaltó por un momento y con una respuesta que atesoró en su corazón y que sin saberlo lo preparó para otro encuentro, uno eterno, permanente.

En esta última escena es el turno ahora de Jesús para preguntar. El hace una sola pregunta y la repite tres veces: ¿Qué salisteis a ver al desierto?

Es que otra forma de aprisionar la fe, no es solo cuando nos encerramos en algo, sino que también cuando salimos a buscar algo.

¿Qué buscamos del Adviento? ¿Qué buscamos de la Navidad? ¿Qué buscamos en Dios, de la fe, de la iglesia? Ese buscar se refiere a la actitud con la que nos enfrentamos a la búsqueda que hacemos.

La pregunta de Jesús nos lleva a evaluar nuestros motivos.

Lo que la gente esperaba ver en Juan: una caña movida por el viento, un hombre con vestiduras delicadas, un rey. Esto se refiere a la cárcel del orgullo que impide nuestra búsqueda o a la vanidad que la entorpece.

Lo que Juan era realmente: un profeta humilde. Esto nos habla de la condición esencial para recibir la respuesta de Dios, para ver su poder, para ser liberados.

Jesús nos habla de la grandeza de Juan en sus acciones, pero de su humildad en sus intenciones.

La verdadera grandeza del ser humano consiste en reconocer su necesidad y es por eso que los más pequeños, los más humildes en la vida, son más grandes.

Su grandeza consiste en el ejemplo de humildad que nos proveen, y entre más dispuestos estemos a aprender de ellos, que es la verdadera grandeza, más humildes seremos.

Es el fin del tercer acto. Pero esta vez el telón seguirá abierto porque ahora empieza tu propio drama.

¿Te encuentras en una cárcel y tienes una pregunta que hacerle al Señor?
¿Estás listo o lista para recibir la respuesta personal que Jesús te envía?
¿Cómo serás recordado o recordada cuando hablen de ti?


No aprisiones tu fe. Recuerda que Jesús es verdaderamente aquel quien había de venir y ya no hay necesidad de esperar a nada ni a nadie más. Él es suficiente para nuestra fe.

lunes, 5 de diciembre de 2016

Del Desierto al Arrepentimiento

Texto Bíblico: Lucas 3:1-18

Oración:

Hoy Señor, abrimos una nueva página de tu Libro, para encontrarnos contigo y recibir el mensaje que quieres compartirnos. Ayúdanos a prestar atención a tu mensaje y prepara nuestro corazón para recibirte. Amén.

Introducción

Hoy estamos celebrando el segundo domingo de Adviento. La palabra Adviento significa advenimiento, venida y en la tradición de la iglesia, este es un tiempo que tiene que ver con la preparación del camino para la venida del Señor.

Adviento es entonces, una preparación espiritual para la celebración del nacimiento de Cristo.

La preparación requerida en el Adviento es aquella que nos hace disponernos de una forma vigilante para que todo nuestro “ser, espíritu, alma y cuerpo, sea preservado irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo”, 1 Tesalonicenses 5:23.

La actitud vigilante incluye el arrepentimiento, pero también abarca la idea de orden, disciplina, cambio de hábitos, nuevas maneras de hacer las cosas y esto incluye también nuestros pensamientos, emociones y acciones.

Un proverbio árabe resume esta idea con las siguientes palabras:

"Vigila tus pensamientos; se convierten en palabras. Vigila tus palabras; se convierten en acciones. Vigila tus acciones; se convierten en hábitos. Vigila tus hábitos; se convierten en carácter. Vigila tu carácter; se convierte en tu destino."

En el sermón de hoy responderemos a las siguientes 3 preguntas:

¿En dónde empieza la preparación para el Adviento?
¿Hacia dónde conduce la preparación para el Adviento?  
¿En qué consiste la preparación para el Adviento?

Buscaremos las respuestas a estas tres preguntas en el Evangelio según Lucas, capítulo 3:1-18

I.- ¿En dónde empieza la preparación para el Adviento?, Lucas 3:2b

La preparación para el Adviento empieza en el desarrollo de un estado o condición que nos motive o nos mueva a la preparación.

En el Evangelio de Lucas 3:1-2, el autor nos lleva de una forma progresiva a encontrar ese estado o condición que da origen a la disposición vigilante en nuestro corazón.

Primeramente, Lucas nos ubica en el tiempo y el espacio. Lucas 3:1a

Los eventos que él empieza a describir en este pasaje sucedieron en el año decimoquinto del Imperio de Tiberio César. Esto es aproximadamente el año 27 d.C.

Las referencias históricas del pasaje son una ventana en el tiempo y en el espacio para indicarnos que estamos ante un evento real, no una fábula.

El pasaje es una ventana histórica, una página del álbum de fotos de Dios que se abre en este tiempo y espacio particular para demostrar la validez de estos hechos.

Por otro lado, la referencia a una fecha nos habla de que toda preparación se inicia en un punto, el ayer fue el hoy de alguien en el pasado, y el mañana será el hoy de alguien en el futuro.

Ese día, de tal mes, en el año 27 d.C., Juan dispuso su corazón, fue vigilante, se preparó y el advenimiento llegó a su vida. Ese fue su hoy, su ahora.

Por esto la Biblia enseña que “ahora es el tiempo aceptable; ahora es el día de salvación”, 2 Corintios 6:2

Cuando alguien en el futuro abra esta página que estamos escribiendo hoy ¿Podrá ver también nuestra disposición y nuestra vigilancia para entender el mensaje que Dios quiere compartirle?

Posteriormente, Lucas nos muestra que la progresión hacia ese estado o condición que da origen a la disposición vigilante en nuestro corazón continúa o se detiene según el lugar donde escojamos estar o según lo que decidamos hacer o ser. Lucas 3:1b-2

En cuanto al lugar, Lucas nos presenta la siguiente progresión: Imperio, Provincias, Templo, Desierto.

En cuanto al hacer o ser, se da esta progresión: Emperador, Gobernador, Tetrarca, Sumo Sacerdote, Profeta.

La Palabra no vino al Emperador en su Imperio, ni vino a los gobernadores en sus provincias, ni al sumo Sacerdote en el Templo. La Palabra vino al profeta en el desierto.

¿Cuál es nuestro Imperio, cuales nuestras provincias, cuáles nuestros lugares sagrados, cuál es nuestro lugar de encuentro para el cambio? ¿De qué somos emperadores, qué gobernamos, qué adoramos, que proclamamos? ¿Desde qué abundancia en el corazón hablan nuestros labios?

Si no aprendemos a encontrar el desierto no podremos escuchar cuando venga la palabra de Dios a nosotros y no podremos convertimos en proclamadores, no estaremos preparados para cuando el Señor llegue, no habrá Adviento para nosotros.

Del imperio al desierto, de emperador a profeta, ¿qué escoges? Callemos delante de él para que nos sea fácil decidir.

La manifestación de Dios no ocurre en un vacío. Dios no nos encierra en una burbuja para hablarnos allí. Dios se interesa por nuestra historia cotidiana.

Pero tenemos que aprender a crear desiertos en medio del imperio, en medio de las provincias y aún en medio del templo. Debemos crear momentos libres de estorbos, que no nublen nuestra comprensión de la revelación de Dios.

El desierto sería entonces, no un lugar, sino un estado, la disposición de nuestro corazón, ausencia de ego, carencia de motivos egoístas. En un desierto no estamos más que Dios y yo.

En el desierto nos vaciamos a nosotros mismos para encontrar nuestra verdadera esencia o naturaleza, hijos de Dios, viviendo en la luz.

Fue en un desierto donde Moisés se convirtió en el libertador del Pueblo de Israel, y Jesús, después de la tentación en el desierto, inició su ministerio de liberación de la humanidad.

Por esto, el desierto es símbolo también de sumisión, de entrega, de búsqueda sedienta.

El mundo seguirá su marcha histórica, la gente seguirá construyendo imperios, organizando provincias, levantando templos, pero el creyente siempre encontrará una forma de apartarse del tumulto y de lo cotidiano por un momento, para recibir la Palabra de Dios, el mensaje transformador.

El desierto es el momento de silencio donde podrán escucharse dos voces: la de Dios que viene a nosotros y la voz nuestra que clama predicando, publicando, anunciando.

Esto nos lleva a la segunda pregunta

II.- ¿Hacia dónde conduce la preparación? Lucas 3:3, 15-18

La preparación para el Adviento conduce a un resultado: a este resultado se le llama arrepentimiento, cambio, transformación.

La palabra que Juan recibió de Dios en el desierto lo llevó a predicar un bautismo de arrepentimiento para el perdón de pecados. Para que toda carne pueda ver la salvación de Dios.

Juan es un ejemplo de una persona que prepara el camino para la venida del Señor; por lo tanto, se convierte en un modelo a seguir para nosotros.

Cuando la Palabra llega a nuestro corazón, tiene que producir resultados, como se declara en Isaías 55:10-11: “Porque como desciende de los cielos la lluvia y la nieve, y no vuelve allá, sino que riega la tierra y la hace germinar y producir, y da semilla al que siembra y pan al que come, así será mi palabra que sale de mi boca: no volverá a mí vacía, sino que hará lo que yo quiero y será prosperada en aquello para lo cual la envié.”

Este versículo de Isaías enseña que la lluvia y la nieve están en las alturas pero que su profundidad está en la tierra en la cual se quedan para iniciar el proceso de crecimiento, de cambio.

La predicación de Juan nos habla de esta relación entre el agua y los frutos, entre el bautismo y la transformación.
Esta es la forma en la que Dios nos muestra su misericordia, la forma en la que El abre el camino para que lo recibamos.

La palabra de Dios está en las alturas y desciende a nuestros corazones para iniciar el mismo proceso que la lluvia produce en la tierra, pero esta vez desde adentro hacia afuera.

Una vez que la palabra descendió de las alturas al corazón de Juan, él fue por toda la región contigua al Jordán predicando el mensaje que había recibido.

Así, Juan empezó a abrir un nuevo cauce para un nuevo río, el río por el que fluye el Agua Viva, las Buenas Nuevas del arrepentimiento para salvación, para perdón de pecados.

Esta es la senda de nuestro corazón por donde el Señor transita; el camino a Emaús donde el corazón arde cuando él camina a nuestro lado.

Con su mensaje, Juan crea las condiciones para que ese otro río, el del Agua Viva y el del Fuego, se encauce en la vida de las personas.

Si el Adviento es también preparación para la proclamación, en Lucas 3:16-17 se da el mensaje que debe ser proclamado: “Yo a la verdad os bautizo en agua, pero viene uno más poderoso que yo, de quien no soy digno de desatar la correa de su calzado; él os bautizará en Espíritu Santo y fuego. Su aventador está en su mano para limpiar su era. Recogerá el trigo en su granero y quemará la paja en fuego que nunca se apagará.”

Esto nos lleva a la tercera y última pregunta:

III.- ¿En qué consiste la preparación?, Lucas 3:3b-14

De acuerdo a Lucas 3:3b-14, la preparación para el Adviento consiste de seis acciones concretas que marcarán la diferencia entre ser trigo para el granero o paja para el fuego; entre ser alimento que sustenta vidas que perduran, o solo paja que sustenta el fuego y se consume.

1.- Nos preparamos para el Adviento con acciones que preparan el camino para dejar huellas profundas, Lucas 3: 4a, 7a

 “Preparad el camino del Señor… generación de víboras”.

Las serpientes se arrastran por el suelo, pero no dejan una marca profunda en la tierra, su paso es superficial, no crean surcos.

En un camino en donde solo dejamos huellas superficiales, esto es, un corazón en el que no se forma un surco, el agua viva no fluye.

Preparar el camino para que queden huellas profundas es la disposición en nuestro corazón, el deseo de permitir ser transformados aún por la sola anticipación del encuentro con el Señor.

2.- Nos preparamos para el Adviento con acciones que enderezan las sendas para tener valor, Lucas 3:4b, 7b

Enderezad (hacia adelante) sus sendas… ¿quién os enseñó a huir de la ira venidera?

Cuando vamos por el camino con miedo torcemos la realidad y aún nuestros pasos mismos se tuercen.

Enderezar las sendas es desarrollar un corazón que ama y no uno que teme. Un corazón que ama no se tuerce por el miedo pues “el perfecto amor echa fuera el temor”. Si Dios “no nos ha dado un espíritu de cobardía” no debemos buscarlo por miedo o esperarlo con miedo.

.- Nos preparamos para el Adviento con acciones que rellenan los valles para que nazca el fruto, Lucas 3:4c, 8a

“Rellenad todo valle…y haced pues frutos dignos de arrepentimiento”

Los valles deben ser rellenados para que las semillas que sembremos no se pierdan en las hendiduras del terreno.

En un terreno con hendiduras, expuesto, no crece la semilla, lo que logre crecer no tendrá fuerza, no se producirán frutos.

Los frutos son importantes, estos reflejan nuestro carácter, nuestro compromiso, nuestra entrega. “Por sus frutos los conoceréis”, decía el Señor.

4.- Nos preparamos para el Adviento con acciones que rebajan los montes y los collados para producir humildad, Lucas 3:4d, 8b

Bajad todo monte y collado…y no comencéis a decir dentro de vosotros mismos: “tenemos a Abraham por padre”.

Los montes y collados deben ser rebajados cuando hay cosas que hemos levantado allí por orgullo.

Tener a Abraham por padre significaba que no necesitaban nada más en su desarrollo espiritual porque eran descendientes de la promesa.

El orgullo no permite la acción de Dios en nuestro corazón. Si nos creemos tan altos como una montaña, Dios toma a las piedras del suelo y las convierte en hijas de Abraham (merecedoras de la promesa) para enseñarnos la importancia de la humildad.

5.- Nos preparamos para el Adviento con acciones que destuercen los caminos torcidos para que los árboles no se tuerzan y den fruto, Lucas 3:4e, 9

Enderezad (hacia arriba) el camino torcido…porque el hacha ya está puesta a la raíz de los árboles; por tanto, todo árbol que no da buen fruto se corta y se echa al fuego”

En un camino torcido los árboles también se tuercen hasta inclinarse al suelo. Un árbol así solo puede ser cortado y el corte es en la raíz, porque ahí es donde está el problema de crecer torcidos: no hay raíces fuertes, hay debilidad, complacencia, falta de esfuerzo.

Un árbol inclinado por falta de raíces fuertes no produce buen fruto. Tal vez dé fruto, pero no es bueno. Un árbol así se corta y se hecha al fuego.

Hay una gran diferencia entre permanecer como dice el Salmo 1:3, como un “árbol plantado junto a corrientes de aguas, que da su fruto en su tiempo y su hoja no cae, y todo lo que hace prosperará”, a ser como un árbol que alimenta el fuego, carbón que solo sirve para un momento pero que después queda reducido a cenizas.

6.- Nos preparamos para el Adviento con acciones que allanen las sendas para eliminar las asperezas en nosotros o en otros, Lucas 3:4f, 10-14

Allanad los caminos ásperos…la gente le preguntaba diciendo, entonces ¿qué haremos? Respondiendo les decía…”

Las acciones descritas en los versículos 10-14 presentan un contraste entre obras ásperas que lastiman y obras llanas, lisas, que acarician o suavizan el corazón.

Como ejemplo, se presentan 3 tipos de personas, 3 asperezas del camino y 6 rasgos del carácter para allanar la aspereza del camino:

El común de la gente, necesidades materiales, Misericordia y Compasión, v. 11b

Publicanos, injusticia, Justicia, v. 12,13

Soldados, extorsión, calumnia, descontento, Respeto, honestidad, contentamiento, v.14

Si las personas viven en caminos ásperos, allanemos sus pasos

Si nuestros pensamientos son ásperos, allanemos la forma de pensar

Si nuestras emociones son ásperas, allanemos la forma de sentir

Si nuestras acciones son ásperas, allanemos la forma de actuar

Conclusión

En preparación para el Adviento aprendamos a entrar en el desierto, en la quietud en medio del tumulto.

Es allí donde la voz de Dios vendrá a nosotros y podremos proclamar el mensaje que abrirá un nuevo surco en nuestro corazón y en el corazón de los demás por nuestra proclamación para que fluya el Agua Viva.

Unamos a las palabras 6 acciones concretas y estaremos listos para la recibir al Señor en su venida: Preparar, Enderezar hacia adelante, Rellenar, Rebajar, Enderezar hacia Arriba (Destorcer) y Allanar.